Quedate en casa y disfrutá del Ciclo para las Infancias

Este domingo no te podés perder del show de títeres a través del canal de YouTube Mixturas.

Noticias Por: REDACCIÓN 14 de agosto de 2020

Este domingo 16 de agosto el Ministerio de las Culturas continúa con la programación del “Ciclo para las Infancias” que se llevará adelante cada domingo de agosto con dos espectáculos infantiles por fecha, en esta oportunidad podrán disfrutar de “Titirintena – Títeres para parar las antenas” de Títeres  de San Martin Andes y “Marina García” de Neuquén .

unnamed
Entre las actividades programadas los niños y niñas podrán ver espectáculos de teatro, títeres, circo y danza. Serán presentados por Eulogio en las redes y se trasmitirán por YouTube a las 18 y 18.15 horas de cada tarde.

Éste domingo se podrá disfrutar del primer capítulo de TITIRINTENA – Títeres para parar las antenas. El formato es de un programa de TV donde los participantes son íntegramente muñecos, un conductor, un movilero, una meteoróloga y un enfermero que brindará consejos de cuidado en tiempos de pandemia.

El proyecto consiste en cinco capítulos donde Casildo, un periodista de arte, presentará un recorrido por diferentes técnicas y estéticas de diferentes lugares del país y el mundo.

1° capitulo: “Viejos son los trapos”: Títeres El Molinete (Carlos Martínez, Argentina), Vivitos y Coleando Títeres (Silvina Reinaudi, Argentina) y The Mupppets

Marina García a través de esta actividad invita a niñas y niños a bailar, expresarse y aprender de manera divertida, con pasos fáciles y música moderna. Marina es bailarina, instructora, estudiante, constructiva. Emprendedora y creadora de Strong day eventos workshop de Danza.

Actualmente se dedica  al entrenamiento, utilizando como herramienta las Danzas Sociales:  Se entiende a la danza social como una práctica corporal, estética y expresiva, con contenido significante en lo cultural vinculado a la identidad, e investida de una función social que facilita instancias de relación comunitaria. Esta forma de danza  surge de una profunda necesidad de crear un lenguaje a través del cual los sujetos  puedan comunicarse sin palabras. Se encuadra dentro de las danzas de ocio y se adapta a la música de cada época. Esta práctica pretende recuperar a la danza como una experiencia lúdica y sana, alejada de etiquetas y rigurosidades.

Te puede interesar